Lo que más interesa a eButterfly son las listas de control o registro de mariposas. Cada lista representa a uno o más observadores que salen durante cierto tiempo, recorren una distancia determinada y registran todas las especies e individuos que encuentran a su paso. Esta información es la más valiosa para conocer las áreas de distribución de las mariposas, su abundancia, estacionalidad e historia natural.

Los recorridos (conteos por transecto) y estudios de área deberían limitarse, en la medida de lo posible, a hábitats homogéneos (por ejemplo, desiertos de creosota y praderas de pastos cortos), y lo ideal es que no excedan de 1.5 kilómetros. Los conteos excesivamente largos no son tan útiles para un análisis riguroso, como tampoco lo son aquellos que entrañan un desplazamiento a lo largo de transectos que abarcan una amplia diversidad de hábitats.

La idea es poder vincular las mariposas que reportas con hábitats específicos, tarea que efectuamos en eButterfly mediante nuestras herramientas de mapeo, teledetección e imágenes y datos de sistemas de información geográfica (capas SIG). Ten en cuenta que siempre será mejor crear e introducir en la plataforma varias listas de control correspondientes a transectos más delimitados que registrar una sola lista para un área muy amplia (por ejemplo, el Parque Nacional de la Gran Cuenca [Great Basin National Park]) o un conteo realizado durante un recorrido largo (más de 1.5 kilómetros en hábitats heterogéneos).

Ahora bien, no te desanimes si no obtienes datos de conteo para cada especie que hayas avistado; simplemente registrar la presencia de un ejemplar o ejemplares de una especie es suficiente y útil para la elaboración de mapas de distribución y también para identificar la estacionalidad o dinámica temporal de las comunidades de mariposas. Si éste fuera el caso, en tu lista de control coloca una X junto a la especie que observaste.

Todas las etapas de vida cuentan (huevos, orugas o larvas, pupas o crisálidas, adultos). Asegúrate de designar la etapa de desarrollo correcta en tu lista de control o registro; “adulto” es el valor predeterminado. Asimismo, no reportes jamás mariposas cautivas en invernaderos, mariposarios o zoológicos, pero sí hazlo cuando las descubras volando libremente en un jardín o huerto, aun si se trata de especies introducidas o no nativas.

Siempre es preferible adjuntar una fotografía de las mariposas a las listas de control. Una foto por especie es más que suficiente; no es necesario subir una imagen por cada individuo. Las fotografías permiten agilizar nuestro proceso de verificación y resultan útiles para otras personas de la comunidad que están aprendiendo sobre diversidad e identificación de las mariposas. Éstas no tienen que ser muy sofisticadas. Por ejemplo, Katy las sube desde su teléfono Android, en tanto que Max prefiere su cámara digital con una lente macro, y Kent invierte tiempo —e incluso dinero— para conseguir la foto perfecta. En cualquiera de los casos, las fotos que tomes han de mostrar de la mejor manera posible las características y elementos “de diagnóstico” del avistamiento. Puedes consultar en nuestro blog la entrada correspondiente a los Diez pasos para mejorar la fotografía de mariposas (disponible sólo en inglés).